miércoles, 15 de marzo de 2017

Primera Convivencia Vocacional 2017

Somos creación de Dios, nuestra vida es parte de su sueño, debemos descubrir hacia qué estilo de vida nos llama y encontraremos nuestra realización y felicidad.
Si te inquieta conocer la Vida Religiosa, te invitamos a participar en nuestra convivencia Vocacional.
¡Te esperamos!
Hermanas Dominicas de la Anunciata
Para mayor información puedes escribirnos por este medio o bien llamar al 22285193 o bien escribir al 00503 79218033

martes, 7 de marzo de 2017

Agradecida con Dios


“Me siento muy agradecida con Dios por esta nueva etapa que estoy viviendo en mi vida, por darme la oportunidad de seguir experimentando todo su amor, y de entregarle mis servicios para bien de mis hermanos. Hoy es Dios el centro de mi vida, así como Él se hizo hombre para entregar su vida por nosotros, entregándonos su amor a través de una cruz, él es el modelo y el ejemplo de mi vida, él es mi motivo para andar con firmeza cada paso. 

Me siento muy nostálgica porque dejé todo atrás: casa, familia, amigos. Pero Jesús en diferentes partes de la biblia me muestra como dejó todo para anunciar el reino de Dios, anunciar la buena noticia para cumplir la voluntad de su Padre y como es que en el momento que iba eligiendo a sus discípulos les pedía que dejen todo y le ayudasen a anunciar la Palabra, dándoles a conocer la grandeza de su amor. Hoy en día muchos dicen conocer a Dios pero no lo aman, porque si lo amasen todos nos amaríamos como hermanos. Yo me encuentro en este lugar, pido que más que mis debilidades, puedan su amor, cuando me encuentro decaída, siento su presencia más fuerte y eso me anima a seguirlo y aprender a amarle de verdad Cada día que pasa le digo que sea su voluntad, y me ayude a superar mis flaquezas y debilidades. Pongo en sus manos mi confianza y dejaré que él sea quién tome el volante de mi vida”. 

María Juárez Rojas.

sábado, 4 de marzo de 2017

Dios me Invitó a Seguirle



“Doy gracias a Dios, por el don de la vida, por mi vocación y el llamado. En nombre de este llamado he vivido este momento tan lindo, hacer mi ingreso a la etapa del noviciado, compartido con mis Hermanas Dominicas de la Anunciata. Es sólo el comienzo de mi sí, mi respuesta; quiero vivir cada día con amor y fidelidad, hasta el último momento de mi vida. Ser llamada es ser privilegiada y el gran privilegio que me fue concedido para servirle en esta admirable familia religiosa. Así como me llamó, el Padre me sostiene en cada nuevo día, en cada paso, con el fin de cumplir con su proyecto. Le doy gracias por el don precioso de su espíritu.

                                                                                             Gleicia Mara Guimaraes da Cruz
.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Retiro de Discernimiento 2016


Como cada año, todo estaba preparado para iniciar el retiro de discernimiento, en el que participan las jóvenes que solicitan la experiencia del aspirantado. Las comunidades de donde provenían las jóvenes habían enviado una foto y sus nombres, parte de la preparación era que toda la provincia con sus nombres y fotos se unieran en oración porque este tiempo fuera vivido por ellas en profundidad, con generosidad y valentía.

El 5 de diciembre llegaron a la Casa Padre Coll tres jóvenes: Alba Leticia (Chichicastenango), Pascuala (Lancetillo) y Jessica (Quezaltepeque); Dilia Betzaida (Cahabón) se nos uniría el segundo día, todas dispuestas a vivir tres jornadas completas en las que se preguntarían en clima de silencio y oración si la vida como Dominicas de la Anunciata sería aquella para las que Dios les llamaba.

El ambiente de silencio, de armonía de la naturaleza y la disponibilidad y apertura de las jóvenes preparaba el camino, era notoria su inquietud, interés y apertura, bastaba una pequeña indicación y al instante se hacía, el tiempo no se sentía, Dios hablaba y ellas gustosas se abrían a su acción, había alegría y a la vez entusiasmo y admiración ante la posibilidad de SER LLAMADAS.

Las reflexiones, dinámicas, oraciones dirigidas, compartir, la Eucaristía, TODO era motivo de encuentro, todo dejaba honda huella en el corazón y la certeza de que Dios se había fijado en cada una de una manera especial, los símbolos y sus rostros lo reflejaban. Fueron momentos especiales la tarde guiada de desierto, el encuentro con la Anunciación y el momento de escribir sus cartas ¿qué pedirían luego de su encuentro con el Señor? Quedaba escrito, pero sin duda alguna mostraban inquietud por la respuesta que recibirían, ¿cuándo? ¿qué reflejaría? ¿cuál sería el paso a seguir?... era como decir aquí estamos Señor. 

Agradecemos a Dios porque su Gracia sigue acompañando, sosteniendo y animando.